Skip to content

SOS 4.8

mayo 4, 2010

Entre colores aparecimos, gafas rojas, zapatillas verdes y peinados imposibles, compartiendo cientos de estilos y un solo ansia, música en directo y sudoración; el SOS 4.8 es nuestro primer contacto con los festivales del 2010 y esas ganas de sentir la música se reflejaba en el ambiente, escrutábamos los horarios de los conciertos con miedo a perdernos algo interesante por falta de previsión, cámara en mano todos los asistentes iban tomado sitio en los diferentes escenarios con el cuerpo todavía frio pero expectante, comenzamos a sentir la música de The Horrors, correctos y un buen inicio para el que sería un gran festival, los escuchamos, los cantamos, pero no los sentimos, con ganas de más llegaron los Planetas, y acabaron de dejarnos fríos, presentaron su nuevos disco “Una Opera Egipcia” que para los fans más acérrimos de los Planetas entre los que no me encuentro puede ser todo un evento, pero nosotros esperábamos que nos alegrara el día con su buen idem  y su repertorio mítico, solo consiguió que apartara la atención de mis amigos y sus conversaciones cuando Ana Salió al escenario a tocar como La Bien Querida el tema que comparte con los granadinos, tras esperar un tema más aguardando el subidón del parque de atracciones y comprobar que seguían planos nos mudamos de escenario a disfrutar por un momento de los canadiense de Crystal Castles y sus acordes electrónicos, una lástima que tocaran en un horario tan próximo al de los de Glasgow porque rápidamente había que coger sitio para disfrutar del plato fuerte del Festival, Alex Kapranos y los Franz Ferdinand, una marea se dirigía lo mas cerca que podía del escenario para no solo oir los acordes, sino que te golpeen el pecho mientras saltas gritando y cantando sus temas, agarrados de las manos te sumerges en la marabunta de Sosers que buscan lo mismo que tú, se convierte en un ejercicio de irresponsabilidad, más adentro, más adentro, cuando ya parece imposible avanzar un metro más lo intentas de nuevo hasta que el espacio entre personas se limita al que la naturaleza te ha otorgado, y allí esperas, esperas incomodo y apretado casi sin poder hablar con tus amigos a que las luces del escenario se enciendan y aparezcan ante ti los que van a darte un par de horas de plena felicidad, plena y absoluta felicidad a base de música y energía, que consiga hacerte olvidar por un momento todo aquello que no te gusta de tu vida y que quisieras cambiar, porque mientras saltas y gritas, mientras cantas “Take me out”, “Ulysses” o “Walk Away” eres feliz y todo va bien, y a cambio de eso les regalas tu voz y tus pies, sin ellos nos costó seguir con la misma energía a Delorean, Hot Chip y el cierre de Amable, pero es que la energía es finita, solo quedaba el descanso del festivalero y esperar al siguiente día.

Cañas, Tapas y sol en la cara es una buena manera de reponer fuerzas después del éxtasis, y es la manera que la inmensa mayoría elegimos para llenar los espacios entre actuaciones, ni el tiempo se atrevió a estropearnos nuestro momento, hubiera sido demasiado osado importunar a 40.000 jóvenes sedientos de música, y el Sol volvió a asomarse para darnos una nueva alegría y cargarnos las pilas de la nueva noche con dos nombres marcados en Rojo, Mystery Jets y Love of Lesbian, los primeros disfrutados desde la primera fila gracias a la insistencia de uno de nosotros que los tenía entre ceja y ceja desde que disfruto de ellos como teloneros de Arctic Monkeys, y bendita obsesión, porque sin duda uno de los mejores conciertos del festival que para mi sorpresa y tras una mirada furtiva hacia atrás no era seguido por muchos, seguro que las intempestivas horas en que la electrónica de Orbital y Fat Boy Slim llegarían los hicieron renunciar a uno de los primeros conciertos del sábado, tras disfrutar del sonido de los Británicos solo intentamos coger sitio para ver a Love of Lesbian con la esperanza de que Madness nos dejara coger un buen sitio en el escenario pequeño, pero Dorian y LOL tienen unos fans muy fieles y la explanada estaba a reventar, así que tras una gran actuación de Dorian que nos preparó a todos para el plato fuerte de nuestra noche, Love of Lesbian, el mal sonido del escenario no impidió que las ganas de Santi nos hicieran dar lo mejor de nosotros, da igual la temperatura que hiciera en la noche Murciana, allí, nos sobraba toda la ropa, tema tras tema nos íbamos empapando de la actitud que los de Barcelona contagian a su público, a nosotros, hasta que concluimos en el éxtasis de los fans de John Boy para que culminara con su habitual espectáculo de guisantes y botellas de agua, nuestras fuerzas se agotaron allí, el resto del festival deambulábamos de un lado a otro, visitando carpas, escenarios y DJ´s, hasta que no pudimos más y nuestros pies desestructurados cual plato de Adriá nos llevaron a casa, a descansar, de un gran fin de semana, de un gran Festival, de un Gran SOS.

Y sobre todo, gracias a Laura, Dani, Carlos y Patri, sin los que posiblemente este festival no hubiera sido más que una reseña en el periódico, y que lo transformaron en una experiencia vital.


No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: