Skip to content

Tortura catódica y ética profesional.

febrero 27, 2011

En 1961 Stanley Millgram realizó un experimento dentro del ámbito de la psicología social que tenía como propósito conocer los procesos por los que una persona es capaz de obedecer ordenes abyectas bajo el paraguas de la obediencia, sus resultados fueron inquietantes. En 2010 se realizó un documental en Francia que pretendía trasladar el experimento de Millgram al entorno de un concurso de televisión, para medir como la televisión es capaz de provocar en los individuos que participan un influjo de sumisión y obediencia similar o aún mayor que en el experimento original.

El experimento consistía en conseguir 80 voluntarios que colaboraran con un piloto de un concurso de preguntas y respuestas en el que los voluntarios deberían otorgar una descarga cada vez que el concursante fallara una pregunta, la descarga iba creciendo desde 20 Voltios hasta 480 Voltios, descarga que podría ser mortal. Los voluntarios no sabían que el concursante era un actor que fingía dentro de una cabina que no estaba a su vista, los resultados son estremecedores, el 80% de los voluntarios llegó hasta el final dando las descargas letales a un concursante que suplicaba desde dentro que pararan de hacerlo, que el dolor era insoportable.

Y todo esto, porque la presentadora les pedía que siguieran y por el poder casi dictatorial que tiene la televisión sobre nosotros, el arma más poderosa de persuasión jamás inventada.

Sirva esto de introducción para comprender uno de los momentos más ignominiosos de la historia de la televisión en nuestro país, las maniobras de coacción producidas en el programa de Ana Rosa para extraer la confesión a la mujer del asesino de Mariluz, maniobras que serán investigadas por la justicia. Dejemos aparte la dudosa actitud de un medio de comunicación que en medio de un juicio aún no visto para sentencia se dedica a influir de manera irresponsable en la posible decisión de la justicia, arrogándose capacidades solo atribuibles a la justicia, jueces y policias, para limitarnos a los hechos.

La entrevistada es sometida a una serie de presiones, coacciones y humillaciones por medio de Nacho Abad y Ana Rosa Quintana, cuestionándola sobre su limitado nivel intelectual, amenazándola con acabar en prisión si no confiesa, y usando toda la fuerza persuasiva que la televisión tiene sobre una persona con unas limitaciones mentales patentes, da igual que ella pidiera que la dejaran en paz, que no querían hablar más, que no quería cámaras o entrevistas, la redactora y la productora le negaron cualquier derecho amparándose en el terrible delito del que se les acusa y buscando sin ningún escrúpulo la exclusiva que les haga subir dos puntos de share; Usando tácticas propias de un torturador, usando los elementos que la televisión ofrece a gente para la que todo vale, ese poder que es capaz de conseguir confesiones que la policia no ha podido porque estos no pueden usar la tortura ni el elemento persuasivo de la televisión como instrumento interrogador.

Este camino que algunas televisiones privadas como Telecinco están tomando es el que puede llevar a la muerte en directo, como denuncian en el documental El Juego de la Muerte, una presión mediática como la que Ana Rosa Quintana infligió sobre un ser emocionalmente inestable puede provocar reacciones incontrolables, no es la primera vez que una persona se suicida por la presión mediática, y tal vez, lo que Ana Rosa y sus enviados ávidos de carroña pueden provocar es una imagen tan tremenda como el Suicidio en directo del senador norteamericano Budd Dwyer, sería una exclusiva tremenda como ellos defienden.

A lo mejor no es lo que quieren, pero con estas actitudes profesionales, no descarten que ocurra.

2 comentarios leave one →
  1. febrero 27, 2011 5:22 pm

    totalmente de acuerdo con lo que escribes. La TV y sobre todo T5 se han convertido en la auidiencia nacional.

    Me gusta

  2. febrero 28, 2011 5:20 am

    este blog esta lleno de buenos posts, directamente a mis favoritospiitflw

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: