Skip to content

Morir Solo.

abril 30, 2011

Vivimos rápido, a la carrera, sin sentir, tirando todo aquello que no nos resulta util y cambiándolo por algo que nos sirva más, pensando en nosotros, sin empatizar con nadie, vivimos una sociedad que deshecha todo aquello que no nos sirve, que nos complica la vida y que no nos afecta. El germen perfecto para que dejemos a los ancianos, morir solos.

Todos hemos vivido fases vitales en las que hemos conocido la soledad, y no esa soledad que buscamos voluntariamente para pensar, relajarnos o divagar, sino esa soledad dura, fria y terrible que nos ahoga cuando queremos tener a alguien al lado con el que hablar, reir o simplemente tener junto a ti en silencio oyendo su respiración que acompase la tuya y que te conforte. No hace falta que describa más la soledad, porque todos la habéis sentido en algún instante, imaginad por un momento lo que sería sentir que ese es el último sentimiento que tendrás en tu vida, que la última respiración sea un suspiro de frustración que nadie oirá, que nadie entenderá, que nadie mitigará.

Así mueren muchos de nuestros ancianos cada año, solos.

Y es posible que no se comprenda en este mundo estos lamentos de tristeza, que estas palabras de incomprensión y pena por vivir en esta sociedad podrida serán ignorados por la mayoría, que pedir que sentamos empatía por nuestros ancianos sea mucho pedir en esta vida instrumentalizada. Quizás si te digo que un anciano no es más que lo que serás tú dentro de unos años te mueva algo en el interior que provoque que no dejes morir un solo anciano más en la soledad, pensando que mañana cuando lo seas tú, otra persona agarrará tu mano y no te dejará morir sin más compañia que la tuya propia.

Acompañar y regalar tu presencia a aquellos que la necesiten, a aquellos que sonreirán con solo una caricia y un poco de cariño, es una de las cosas que harán de esta vida, de esta sociedad, un lugar mejor en el que morir.

One Comment leave one →
  1. mayo 8, 2012 4:27 am

    En la soledad absoluta se busca la ausencia para solo simplemente disfrutar de nuestra propia soledad la cual es tibia compañía y ausencia del mundo exterior para ver como los que tienen compañía se sienten solos.

    La vejez tiene características particulares y es que cuando llega la hora de la muerte muchos sienten terror ya que poseen religión y son atacados por sus pecados los cuales les juegan un amargo pasaje de desdicha, miedos, experimentan amargura y es cuando le temen a la oscuridad, la tristeza es diferente aun cuando estemos felices podemos sentir un extraño pesar la cual nos lleva por un silencio sepulcral llamado nostalgia; es menester abrazar nuestro cuerpo para aprender amarnos por nosotros mismos y es cuando entonces carecemos de amigos y descubrimos algo hermoso…. somos amados por nosotros mismos y la soledad no existe, menos la tristeza y surge un alivio en el alma, si se requiere de una sonrisa solo sera necesario mirarse al espejo para ver como ha pasado el tiempo, acariciara su cuerpo para verificar cada arruga, la descompostura de la silueta y morirá feliz en el lecho viendo irse su alma en paz, ¿los pecados?, un pasaje que tendrá que dominar para no sufrir a la hora de la muerte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: