Skip to content

La Violencia de Estado.

mayo 30, 2011

Violencia de Estado.

El desalojo por parte de los Mossos en Barcelona de la Plaza de Cataluña nos ha evocado esas épocas que algunos conocemos por los libros de Historia y documentales de la Televisión Pública en la que unos hombres vestidos de gris golpeaban con saña y el gesto torcido a ciudadanos que se atrevían a protestar y levantar la voz ante la brutalidad y la injusticia de la dictadura. Poco a cambiado en la violencia con que esos policias se emplearon contra manifestantes pacíficos e indefensos. La violencia de estado sigue existiendo, y son tan violentos el mandatario con traje que ordena desalojar la Plaza temporalmente por una cuestión de “Higiene” , palabra de triste recuerdo unida a la violencia de estado, como lo es el Policía que escudándose en unas ordenes superiores se extralimita para abrir sienes, desollar espaldas o pisotear cabezas, Millgram ya demostró que muchos se escudan en ese cumplimiento de ordenes para hacer más soportable la existencia de su culpa y soportar los remordimientos de conciencia que un acto violento así sin duda debe provocar.

Pero cual es la causa de esta violencia tan salvaje, gratuita y desproporcionada en un estado de derecho para con individuos pacíficos.

Una de las causas de la Violencia de Género es la aberrante imposibilidad de aceptar por parte del hombre violento la independencia y libertad de la mujer, no comprende en su retrasada e inferior mente que la que es su mujer pueda tener una vida emancipada de su yugo, pueda salir, no atienda a sus ordenes y tenga voz y voto sobre su vida escapando de los dictados del hombre todopoderoso. Esa incomprensión, esa intolerancia ante la libertad de la mujer es lo que lleva al ser inferior pero mas fuerte a golpear a su mujer para sujetarla, a pegarla para contenerla, porque es lo único que sabe hacer para establecer el estado anterior de las cosas, en el que él, es el que domina y manda.

Pues así se siente el estado, el estado es ese hombre violento al que la mujer se le escapa de las manos, la ciudadanía ha dejado de asistir impasible al ordeno y mando del estado sin tenernos en cuenta, la ciudadanía se ha emancipado, ha salido a la calle y a gritado, se ha quejado y se ha declarado en rebeldía, y entonces, el Estado, fuerte y poderoso pero inferior, actua de la única manera con la que puede devolver la situación al estado anterior, golpear para acallar, pegar para imponer su voluntad. Porque es inferior, porque no comprende la nueva situación en la que hemos convertido la sociedad, la ciudadanía se ha emancipado, y por muchos golpes que los hombres con porras nos den, no cambiarán el nuevo rumbo, porque la verdadera fuerza está en las ideas, está en el compromiso, está en la libertad, y eso no se aplaca con las porras, sino al contrario, cada golpe dado a un ser inocente provoca que otro se levante en su nombre para defender su causa.

 

 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: