Skip to content

Muertes Olvidadas.

julio 10, 2011

Todos tenemos muchos problemas, estamos en el paro, no podemos irnos de vacaciones ni independizarnos, pagar nuestra hipoteca o cambiar de coche. Y esos problemas aún siendo graves, algunos más que otros, nos impiden valorar con perspectiva lo que tenemos, la suerte de haber nacido donde lo hemos hecho y la situación real en la que vivimos.

La ONU alerta de que un millón de niños está a punto de morir de hambre en el cuerno de Africa, un 50% más que en 2009 provocado por una sequía y por la crisis de nosotros, los ricos, nuestros problemas han provocado que el trigo se incremente hasta en un 180%. Nuestra economía los mata de hambre cuando nos va bien, y los mata más aún cuando nos va mal.

El individualismo de esta sociedad nos impide valorar los problemas en su justa medida, provoca que nuestros mínimos percances impidan prestar atención a las tragedias humanitarias y necesitemos de shocks que nos saquen de ese egoismo vital, Kevin Carter lo hizo en 1994 cuando publicó una foto de una niña ruandesa; Esta:

Nuestra conciencia expuesta frente al espejo.

Esa fotografía provocó un golpe a las conciencias occidentales que no toleraron bien la existencia de dramas de semejante calibre en este mundo, criminalizaron al fotógrafo proyectando el sentimiento de culpa de cada ciudadano al pedirle que debía haber ayudado a la niña, exculpándose así de manera subconsciente del olvido al que habían sometido todos a una inmensa mayoría de la población mundial. Han pasado muchos años desde entonces y la situación en Africa no ha cambiado, los niños negritos dan mucha pena, pero siguen muriendo entre moscas sin que nadie hagamos nada por ellos, sin que exijamos a los que pueden hacerlo que lo hagan. La prensa ignora sistemáticamente estas muertes olvidadas, los políticos hace mucho que dejaron de hablar de ayuda al desarrollo o del 0,7% del PIB, y nosotros lo consentimos, porque estamos en crisis.

La paradoja del capitalismo ha llegado hasta la pobreza, a la hambruna, el incremento del precio del trigo o el arroz los mata, el uso de pescados de primera necesidad para el engorde de Salmones los deja sin sustento, y hemos llegado hasta dar la aprobación de un estado basura, Sudán del Sur, un estado que se ha creado para asumir la pobreza de Sudán del Norte, donde derivar los activos tóxicos que son los muertos de hambre, un país que nace hipotecado y que ya es uno de los más míseros del planeta. Somos responsables de todo esto, somos responsables de no denunciarlo, de asumirlo como necesario para que nuestro nivel de vida prospere, por asumir que olvidar esas muertes es necesario para que nuestra conciencia esté limpia.

Al fin y al cabo ¿Qué son un millón de niños muertos en un país que ni siquiera sitúo en el mapa?

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: